Quién se preocupa a final de cuentas


(Economía de los Mil Demonios, 28/02/2012)

Desde hace una semana (¿o ya van dos?) nos hemos estado lamentando por la patética situación institucional en la que se encuentra nuestro fútbol.  Nos hemos estado quejando de la terquedad de las partes, que se niegan a ceder.  Hemos estado buscando culpables.  Y por lo menos yo tengo la plena creencia de que nada va a cambiar, básicamente porque mantener satisfechos a la hinchada es más fácil que darle pan y agua. …

(Seguir leyendo)

Leave a Reply