Hasta con un piano desafinado


En 1975 la joven alemana Vera Brandes tenía 17 años y vivía en Colonia. Era una fanática del jazz y particularmente seguidora del pianista norteamericano Keith Jarrett, quien ya tenía una sólida carrera como músico de jazz. (Seguir leyendo)

Pagina

Leave a Reply