Frente a la fachada


Junto a la puerta me está esperando la empresaria Rebeca Oliva. No quiero ni siquiera saber cómo es que estaba al tanto de nuestros pormenores. Que sabía que tenía que estar ahí en ese preciso instante. Está vestida elegantemente, con zapatos de taco y vestido para un coctail. Definitivamente no es una mujer de acción. (Seguir leyendo)

Leave a Reply