Currently reading (10)


(Economía de los Mil Demonios, 30/03/2010)

Cuando era chiquillo leer las aventuras de Tin Tin me parecían lo máximo.  Podía agarrar uno de los tomos y volverlo a leer y volverlo a leer y volverlo a leer.  Me encantaba.  Las historias del periodista belga que viajaba por el mundo investigando todo tipo de intrigas en un tiempo en el que viajar de un país a otro era realmente una angustia, me resultaba increible.  Claro, la inocencia con la que trataba los conflictos políticos de los distintos lugares a los que iba Tin Tin ahora que estoy más grandecito me parece evidente.  Pero cuando era niño me parecían increibles. …

(Resto)

Leave a Reply